Cien años en la selva de Quiroga

Este año se cumple el centenario de la primera edición de los Cuentos de la selva, del escritor y poeta uruguayo Horacio Quiroga. Esta obra fundacional para la literatura infantil es uno de los primeros textos pensados y escritos para los niños y niñas de la región, de allí su importancia y relevancia.
En ocho bibliotecas comunitarias, nos ocuparemos de conocer la vida del escritor y la riqueza de cada uno de los cuentos. Compartimos una de las experiencias que realizamos en la biblioteca de la Casa del Niño y el Adolescente de La Boca.



Por Belén Leuzzi.

Con los chicos y chicas de La Boca exploramos desde distintos puntos de vista el cuento “La gama ciega”. Después del primer encuentro semanal que tuvimos en marzo, cuando fue narrado por primera vez, fuimos abordando las distintas problemáticas de la obra: el protagonismo de los sentidos, los tópicos de los que se vale el escritor, nuestro conocimiento de la selva misionera, la relación entre la naturaleza y el hombre. Y finalmente, encaramos la posibilidad de contar esta historia tantas veces relatada y leída, de una manera diferente, especial… ¡con sombras!  



El desafío de narrar con esta técnica entusiasmó a los jóvenes, porque está íntimamente ligado al juego. Exploramos al máximo este recurso que nos acompaña todo el tiempo y que pasa desapercibido en la vida cotidiana, pero que cuando nos lo señalan, por ejemplo, en un campamento o nos cuentan una historia de terror utilizándolo, cobra una relevancia notable. 



Durante el desarrollo indagamos en las distintas posibilidades para trabajar, leímos varios cuentos en los que luces y sombras son protagonistas y realizamos juegos en los que se proyectaban diferentes tipos de sombra: con el cuerpo, quietos, en movimiento, con figuras de teatro japonés, con opacidades o trasluces de colores. Hicimos un verdadero “laboratorio de sombras”.

Y a la hora de llevarlo al formato libro -no tradicional- nos inspiramos en el libro japonés Motion silhouette, que demuestra que la sombra de una misma figura puede funcionar en distintas situaciones según el contexto. Es así, que en una segunda instancia del proyecto, los chicos y las chicas fueron pensando qué cosas de “La gama” les parecía importante contar y qué personajes y figuras eran necesarios para lograrlo.

Si bien el armado de las figuras que proyectan las sombras es delicado, porque requiere de cortes precisos y calados atentos, la parte más difícil del libro no fue tanto la parte manual sino la de pensar colectivamente las escenas y cómo una misma figura puede contar dos cosas distintas en escenas contiguas. 

En una de ellas, por ejemplo, la silueta de la gamita pegada en perpendicular a las hojas del libro, la sombra de la protagonista se encuentra plácidamente saboreando la miel exquisita que extrae de un panal de abejas. Pero si iluminamos la siguiente carilla, cambia la suerte de la gamita y se ve asediada y picada por un enjambre de avispas que sin piedad atacan su cuerpo y sus ojos…

Próximamente el trabajo será presentado en la biblioteca de la Casa del Niño y el Adolescente de la Boca, en un encuentro en el que cerramos una etapa y abrimos la posibilidad de que los chicos y chicas saquen de la biblioteca nuevas historias a la luz. 




Comentarios

Entradas más populares de este blog

El libro "Cuentos de la selva", de Horacio Quiroga, cumple sus 100 años de su primera publicación

Liliana Bodoc: "Todos sabemos lo que nos pasa cuando un libro nos enamora. "

Encuentros con los libros álbum