La biblioteca, el mundo

Las bibliotecas son espacios destinados al archivo, preservación, organización y promoción de la lectura y el conocimiento. Tener siempre presente sus funciones ayuda a valorar la labor que realizan, reivindicar su papel social y contribuir a mejorarlas y hacerlas más próximas a los lectores. María Alejandra Lezcano escribe un artículo para Libro de arena que se publica en conmemoración del Día Internacional de la Biblioteca del pasado sábado 24 de octubre.



Por María Alejandra Lezcano*


“Siempre imaginé que el paraíso sería algún tipo de Biblioteca.”
Jorge Luis Borges


En el día tan especial dedicado a las bibliotecas, quise evocar esta frase que moviliza  todo mi ser, no imagino mi vida sin libros, sin Bibliotecas. Las Bibliotecas son ese espacio donde podrán crecer nuestros sueños y los de todos y es la forma en que la memoria no se pierde, se recicla y permite ser compartida con cientos de generaciones. Es un lugar en que se unen las pasiones personales con los intereses colectivos. El aire que se  respira en esos  espacios parece diferente, antiguo y  lleno de vida, que sabe a conocimiento, a ciencia, a arte, a pasión y es capaz de devolver el gusto por la vida, al mismo tiempo que permite encontrar ese libro para hacerte sentir feliz y valiente frente a las vicisitudes de la existencia. El Día Internacional de la Biblioteca fue establecido por la Unesco en 1997 como forma de reivindicar el papel cultural que estos espacios desempeñan. Se conmemora el 24 de octubre, en memoria de la Biblioteca de Sarajevo, que fue incendiada en esa fecha en 1992, durante la guerra de Bosnia. Esta fecha que se celebra con mucha dedicación en España, sobre todo, merece ser tenida en cuenta. Todos aquellos que sentimos una especial fascinación por la que ha sido, desde su origen, la casa de los libros, o la casa de la vida, como la denominaban los egipcios, deberíamos celebrar esta ocasión como una forma de promover el encuentro con los libros u otros soportes que son hoy también vehículo del conocimiento. En la actualidad, la biblioteca adquiere una nueva conceptualización y relevancia. Aparecida la tecnología que nos ha permitido contar con bibliotecas virtuales es difícil seguir concibiéndola exclusivamente como un lugar físico, aunque este sea su origen y aunque se haya dedicado al libro como objeto material por excelencia. Las culturas evolucionan con el paso de los siglos, y su evolución depende no sólo de las posibilidades técnicas que sean capaces de desarrollar sino mucho más aún de la capacidad de llegar a cubrir con esos avances mayor cantidad, y con mejor calidad, las necesidades de saber de todos los sectores sociales. De la inclusión en la circulación de los bienes simbólicos, de todos los integrantes de un cuerpo social, depende la grandeza de una cultura. Sin lugar a dudas, esto es cierto, las bibliotecas se han consagrado como centros de lectura, de culto, de conocimiento almacenado y conservado, es decir, de archivo. Es por esto que es de suma importancia que como sociedades cuidemos este patrimonio imprescindible para el crecimiento intelectual de nuestras futuras generaciones. Descuidar la Biblioteca es desinteresarnos por la vida, a la vez que se menosprecia el pasado.



* María Alejandra Lezcano: trabaja como bibliotecaria en la Biblioteca “Ofelio Vecchio” que pertenece al Club Atlético Nueva Chicago, es Profesora de enseñanza primaria y

Profesora de adolescentes y adultos, pero su pasión por los libros y el saber la desarrolla desde el lugar de bibliotecaria.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Juan Rulfo. Narrar la muerte

Encuentros con los libros álbum

Lewis a través de la lente