El hormiguero

Seguimos explorando la obra de Sergio Aguirre*. En este caso, la novela El hormiguero, editada por Norma para su colección Torre de papel, serie amarilla, con ilustraciones de Pez. La reseña, como toda buena reseña, nos invita a leerla, o a releerla. Y es una muy buena invitación.

Por Olga B. Kennedy**


Es una novela corta, con todos los ingredientes para atrapar la atención de un público juvenil: ficción, terror, suspenso. Digo lector juvenil porque puede ser una buena puerta de ingreso a la literatura a una edad en la que las primeras páginas son fundamentales para seducir, guiar y que la lectura se haga placentera, sin esperas, sin excesos de descripciones, llena de recursos intrigantes, que van llevando al lector a querer saber qué va a pasar, cómo va a terminar y eso El Hormiguero lo consigue con solidez y lo convierte en una obra atractiva para adultos también.

La historia comienza cuando Omar va de vacaciones al campo, a casa de su tía Poli, una mujer de características bastante excéntricas y muy diferente a su mamá (hermana de esta). El chico solo la vio una vez, el padre alienta ese viaje y dice que “no puede pasarle nada”, su madre tiene miedos y dudas. Con el transcurso del relato Omar descubre una vida totalmente opuesta a la que lleva en la ciudad, se va adaptando y conecta con la naturaleza. Su tía le simpatiza. Descubre a una Poli rebelde y defensora del medio ambiente y de minorías, según le cuenta ella misma en las noches, después de la cena. En las llamadas a su madre la tranquiliza diciéndole que está bien, que está disfrutando. Los días pasan entre la recolección de huevos para vender en el pueblo, caminatas por el monte, paseos en sulky y otros quehaceres de campo que Poli le enseña. La relación se vuelve más fuerte y agradable. Ella conecta con el lugar y los animales de una manera muy comprometida y ellos parecen percibirlo. Todo cambia a raíz de unos rosales que Omar regala a su tía y que al día siguiente aparecen devorados por las hormigas, a quienes el chico ya había visto rondar por los alrededores de la casa e incluso alguna que otra perdida en el interior. Se propone exterminarlas y se encuentra con la absoluta oposición de su tía a utilizar ningún producto para combatirlas y siente su desagrado. Después, recibe de ella un libro que habla acerca de la vida de las hormigas, en un intento de que su sobrino conozca más sobre ellas y las acepte, pero Omar se obsesiona por saber de dónde vienen y quitarle ese problema a su tía, ya que ha leído que incluso pueden matar a una persona y eso lo angustia y quiere solucionar el tema porque en unos días él volverá a su casa y su tía es muy solitaria, sin relaciones y con la única y estrecha compañía de su perro Roberto con quien mantiene conversaciones y él parece entenderle todo.

En su relato llano, el autor agrega siempre alguna situación o comentario inquietante que obliga a ir atando cabos y seguir andando el texto. El final sorprenderá al lector y seguramente lo obligará a la relectura de algunos pasajes y lo dejará pensando en busca de respuestas.


*Sergio Aguirre: nació en Córdoba, Argentina en 1961.Es escritor y Psicólogo. Su primer libro, La venganza de la vaca, recibió el Accésit del Premio Latinoamericano de Literatura Infantil y Juvenil Norma-Fundalectura 1998. Ha publicado, además Los vecinos mueren en las novelas, El misterio de Crantock, La señora Pinkerton ha desaparecido.

** Olga Kennedy participa desde hace años del taller literario coordinado por la Prof. Ana Tripi  en la Biblioteca Popular Bartolomé Mitre de caseros, Prov. de Buenos Aires donde integró  la C. D. de la biblioteca.

Participó con sus escritos de tres antologías publicadas por el taller y una de sus obras fue seleccionada por ACATREF para formar parte de un libro homenaje a Ernesto Sábato en 2014. También formó parte de otras tres antologías auspiciadas por la Municipalidad de Tres de Febrero.


El hormiguero
Sergio Aguirre. Ilustraciones de Pez.
Norma, 2008.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

No hay más que candados para Helena, de Esteban Valentino

3155 o El número de la tristeza