Policial fantástico, los peligros de ser escritor

En esta primera reseña dedicada a dos géneros que Sergio Aguirre, nuestro escritor del mes y próximo invitado, ha cultivado mucho y bien, Laura Gutman relaciona dos novelas. Los vecinos mueren en las novelas, la novela que quizás sea la más conocida y exitosa de Sergio Aguirre y una que él escritor cordobés no se cansa de recomendar y que, según cuenta, siempre tiene en su mesita de luz: La maestra rural, del también cordobés Luciano Lamberti.

    

“¡Dulce ser! En su río de mieles, caudaloso,
largamente abrevaba sus tigres el dolor!
Los hierros que le abrieron el pecho generoso
¡más anchas le dejaron las cuencas del amor!”

La maestra rural, Gabriela Mistral. 


Por Laura Inés Gutman*


A partir de la lectura de Los vecinos mueren en las novelas de Sergio Aguirre y La maestra rural de Luciano Lamberti quiero acercar la lupa a aquellos nudos que le dan cuerpo a la escritura del policial fantástico cuando la intriga se organiza en torno a la figura del escritor. 

Mientras que en el género policial el enigma apunta hacia lo descifrable, en el fantástico apunta a lo inexplicable. Según Ricardo Piglia “En el pasaje del enigma al misterio puede representarse el tránsito del policial al fantástico, o de la ciencia ficción (que exige una explicación en el marco de los paradigmas científicos) al terror. El secreto, por su parte, codifica la interferencia entre las matrices discursivas de los cuatro géneros”.

Cuando la amenaza de lo sobrenatural se va nutriendo del vacío del saber en el enigma policial la ficción comienza a especular con una percepción fantástica del mundo. Nos encontramos entonces frente al desplazamiento del razonamiento lógico hacia los efectos transgresores del género fantástico. Esto tiene consecuencias que operan sobre el orden del género policial. 

Esta aparente contradicción entre lo lógico y lo fantástico bordea gran parte de la literatura argentina. ¿Podría ser razonable pensar en el hallazgo de lo inexplicable, en el encuentro con lo horroroso como la clave del policial en nuestra literatura? 

¿Sería erróneo suponer que el secreto conspirativo es uno de los ejes centrales alrededor del cual se organiza muchas veces la escritura del nuestro género policial?

En Los vecinos mueren en las novelas de Sergio Aguirre, la ficción se construye sobre una escritura a dos voces de una misma historia según la versión de cada uno de los personajes. 

El señor John Bald es un escritor. En el encuentro con su vecina, la señora Greenwold, aparentemente una inocente anciana, el enigma funciona como el secreto que activa la paranoia propia del terror a lo desconocido detrás de lo cotidiano.

En La maestra rural de Lamberti el enigma funciona como un colador entre fragmentos de una historia fantástica y polifónica. Angélica Gólik es una poeta y maestra rural con un extraordinario talento para la escritura. Santiago, un estudiante en busca del lenguaje poético, encuentra en ella a su escritora preferida perdida en el ámbito rural cordobés. Lo que se narra en el encuentro del aspirante a poeta y la escritora abre un portal desde lo sobrenatural a la escritura como un viaje iniciático entre lo humano y lo fantástico. 

En las dos novelas el escritor corre el peligro de ser devorado por el abismo fantasmal del enigma que él mismo creó. 

No le importa si en ese tránsito puede perder la vida. 

Es que la vida solo se trata de poder seguir escribiendo.


* Laura Inés Gutman, intérprete titiritera y de música popular. Licenciada por la UNA en Artes del Movimiento. Egresada del Teatro Colón en Regiè y de la Escuela de titiriteros del Teatro San Martín. Docente universitaria en la Licenciatura en Musicoterapia UBA. 


Comentarios

  1. Me encantó y me aclaro mucho sobre poder entender las tramas pensadas del autor Gracias

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

No hay más que candados para Helena, de Esteban Valentino

3155 o El número de la tristeza